-->

Últimos artículos de este Blog

¿Preguntas sobre Estándares de Información Financiera? Busca en Globaliconta usando Google ¿No lo encuentra? Pregúntele a Hernan Rodriguez
!!Asesorías gratis!! Asesorías gratis sobre temas IFRS(NIIF) llame cel 317 381 6166 o escriba herodri @ gmail .com

Encuentra un trabajo

Ofertas de empleo - Opcionempleo
-De interés especial-
Modulos Educativos IFRS-SME
2010/01/20

La Fundación IASC ha desarrollado 35 módulos de formación - uno para cada sección de las IFRS(NIIF) para las SME(PYME). Los módulos se pueden bajar sin costo alguno del sitio de la IASB. Descargar Material

Comparacion IFRS - SME y U.S. GAAP en formato Wiki
2010/01/20

El propósito de este Wiki es proporcionar una comparación completa y detallada de de Información Financiera para Pequeñas y Medianas Entidades ( IFRS SME;) de la IASB con los requisitos correspondientes de los principios contables generalmente aceptados Estados Unidos ( U.S GAAP). Visitar sitio

martes, 16 de noviembre de 2010

De lo mecánico a lo lógico-deductivo. De muchos planes de cuentas y un marco conceptual huérfano a un conjunto de normas basadas en principios (IFRS/NIIF)

La transición desde la dimensión “mecánica” de la contabilidad hacia la dimensión “lógica” de que habla Jorge Túa Pereda(Presidente de la Asociación Española de Profesores Universitarios de Contabilidad (ASEPUC), Miembro de la Comisión de Principios Contables de AECA), cuando comentó la reforma contable española, nos hace reflexionar lo que ocurre en nuestras dimensiones nacionales latinoamericanas.
Nuestra disciplina contable siempre estuvo acompañada por un afán de dominar procedimientos mecánicos antes que  introducirse en la dimensión "lógica" de la que habla Tua. Esta segunda tiene hoy en día una dimensión muy notable en el ambiente internacional.
En los años 90 se cristalizaron muchos  intentos por comenzar a utilizar esta dimensión  "lógica" y se expidieron unas regulaciones legales donde se regaron una serie de palabras en intención de fundamentación conceptual. Pero después se contaminó el intento cuando se le adicionaron normatividades con formalidades sobre obligatoriedad y conservación de libros, manera de hacer los asientos, legalización, etc.).”.
Parece que el miedo a lo “lógico-deductivo” espantó a los legisladores de la época y los hizo  llenarnos de planes de cuentas donde se llegó inclusive hasta el exceso de celo y se reguló las dinámicas de los débitos y créditos. Pero alto allí. No todo fue malo. Este empujón normativo de la disciplina  contable terminó de educarnos  en teneduría de libros.
Definitivamente la profesión fue conducida hacia la gestión de libros, nos saltamos la preparación de estados financieros, menospreciamos la auditoria externa por ser solo “auditoria de estados financieros”  y nos ubicamos en la figura compleja y desbordante de la fiscalidad de la gestión con  el monitoreo al cumplimiento legal dentro de las sociedades  con un nombre raro: revisoría fiscal. Figura esta que no supimos aprovechar. Se multiplicó la regulación que prescribía asientos contables  y que posicionaba los libros contables  y el registro de transacciones donde tenían que estar los estados financieros, el reconocimiento, la medición y la revelación.  La contabilidad no se le trató como estándares técnicos sino como normas legales. Toda la contabilidad se estandarizó por ley. La contabilidad se convirtió en un brazo del derecho.
Al marco conceptual se le cambió de nombre, y en vez de ser para la “preparación de la información financiera” se le denominó  “marco conceptual de la contabilidad”  y se le destinó a una función espuria, servir de base  para expedición de normas técnicas específicas.
Hoy en día cuando en el nivel internacional  como dice Tua, “lo importante son los Criterios de Valoración y el Marco Conceptual”  y cuando es hora de empezar a “preocuparnos por las necesidades de los usuarios de la información que elabora la Contabilidad”,  cuando nos acosa el "paradigma de utilidad" alimentado por reguladores internacionales(IASB y FASB), tenemos problemas de identificación con nuestro perfil  de contadores.
Ahora que se nos está dando la oportunidad de hablar de relevancia  y de fiabilidad sin tener que recitar párrafos áridos e inconexos, se justifica el rechazo ya que no tenemos una profesión de contadores públicos bien formados para contratos de aseguramiento sino una profesión de contadores expertos en las “actividades relacionadas con ciencia contable  en general” (y oficios conexos) y en revisoría fiscal. Reforzados estos con académicos de alto vuelo.
Es obvio que las “Normas Internacionales tienen una complejidad y un nivel técnico al que no estábamos acostumbrados” dice Tua , pero también es cierto que nuestras empresas son “empresas con una actividad predominantemente económica, que cumpla las funciones clásicas y primarias de invertir en inmovilizado de explotación, de comprar materias primas y otros aprovisionamientos, de fabricar y de vender sus productos terminados, creo que no tendrán excesivas dificultades en afrontar la reforma, puesto que tales operaciones no son objeto de cambios importantes en su tratamiento contable.”(Tua)
Pero, hablando de la transición hacia IFRS(NIIF), “sin embargo, la complejidad de los cambios se hace más patente cuanto más nos alejamos de ese núcleo básico de operaciones, adentrándonos así en operaciones financieras más complejas” (Tua).

"La capacidad, la competencia y la conducta al trabajar sobre información financiera global"

Que quiere leer?